Historia de USA



Historia de USA menu



Inicio




Historia de Estados Unidos en el período pre-colonial

Colonias españolas

En historia-usa.com presentamos una síntesis con los momentos históricos sobresalientes dentro de la vasta historia de Estados Unidos. Entre ellos, destaca el período colonial, ya que permite comprender la fundación y el carácter de una de las naciones más poderosas del mundo. Las primeras colonias norteamericanas fueron fundadas por conquistadores españoles en el siglo XVI, especialmente en el sur, cerca de los límites con México, colonia española de máxima importancia. Entre los principales exploradores españoles es posible mencionar a Juan Ponce de León, quien llegó a Florida, y Francisco Vázquez de Coronado, que llevó españoles e indígenas mexicanos a Arizona. Trajeron caballos, cerdos y vacas desde Europa, animales claves en el desarrollo posterior americano. Entre las colonias españolas se pueden nombrar: San Agustín, Santa Fe, San Antonio, San Diego, Los Angeles y San Francisco.

Colonias inglesas

Sin embargo, la historia de USA certifica que la colonización inglesa fue la que incidiría fuertemente en el desarrollo de Estados Unidos, a lo largo de los siglos XVII y XVIII. En esos años se establecieron trece colonias británicas en la costa del Océano Atlántico y al este de los Montes Apalaches. La corona británica necesitaba colonos que protegieran los territorios de Estados Unidos, por lo que envió a todo tipo de personas al nuevo continente. Muchos de los que llegaron eran disidentes políticos y religiosos, otros eran aventureros, otros, delincuentes. En todos los casos, América se presentaba como la oportunidad para construir una nueva realidad.

Según la historia de Estados Unidos, la primera colonia de ingleses se estableció en 1607 en Virginia, y si bien al principio la adaptación fue difícil, luego la colonia prosperó, sobre todo gracias al cultivo de tabaco. En 1620 llegó desde Inglaterra el famoso barco Mayflower, con los “peregrinos”, un conjunto de puritanos que fundaron Plymouth (Massachussets), en 1620. Los puritanos fundaron otras colonias importantes en toda la región de Nueva Inglaterra (noreste). En Inglaterra los puritanos, parte radical del protestantismo, eran perseguidos por cuestionar el anglicanismo, religión del rey Carlos I, una rama del cristianismo que continuaba con muchas prácticas católicas a pesar de la Reforma en Inglaterra y estaba ligada al poder. En Estados Unidos los colonos puritanos intentaron sostener sus fuertes principios morales, contra los vicios, por la obediencia a Dios, la austeridad y el estudio personal de la Biblia.

De todas formas, aún cuando muchas colonias fueron severamente puritanas, otras como Rhode Island, Pennsylvania y Nueva Jersey se caracterizaron por su libertad religiosa. Además de las colonias británicas luego se fundaron otras a cargo de alemanes, suecos y holandeses. Hubo un hecho crucial para Estados Unidos y su historia: la llegada de esclavos africanos desde 1619. Los esclavos se encargaron del trabajo agrícola en los grandes plantíos de las colonias de Virginia, Carolina del Norte y del Sur, mientras que los colonos libres se ocuparon de las pequeñas granjas. Por otra parte, en todas las colonias había gobiernos representativos, siguiendo el modelo de monarquía constitucional de Inglaterra luego de la revolución de 1689, que venció al absolutismo monárquico. Así, el gobernante de la colonia designado desde la metrópolis gobernaba junto con una asamblea elegida. Este sistema de gobierno fue clave en la historia norteamericana, ya que acrecentó las ansias de independencia respecto de Inglaterra.

Dentro de este período de la historia de USA hay que considerar que en el siglo XVII se produjeron varios enfrentamientos entre los colonos ingleses y los nativos americanos, como el levantamiento indígena de Powhatan, en Virginia, y del Rey Philip, en Nueva Inglaterra. Además, hacia 1756 estalló la Guerra de los Siete Años entre Gran Bretaña y Francia, una disputa por los territorios de Estados Unidos y Canadá: estaban en juego las regiones peleteras, la pesca y las tierras al oeste de los Apalaches. Mientras que la corona inglesa contaba con las colonias del este Atlántico, Francia poseía territorios de Canadá y Louisiana, con la riqueza del río Mississippi. Gran Bretaña obtuvo la victoria en 1763, lo que marcaría el destino de la historia de USA: las tierras francesas pasaron a ser inglesas, excepto Nueva Orleáns. Paradójicamente y tal como explicamos en historia-usa.com, este triunfo británico culminaría en pocos años con la Declaración de Independencia de los Estados Unidos de América.




Guardar en del.icio.us

Agregar a Technorati

Diseño Web por Log Technology

El contenido de este sitio web está registrado.